Noticias & Temas de Salud
25/11/2014
¿Te gusta el deporte? algunas recomendaciones para disfrutar sanamente.
 
En esta época, cuando comenzamos a tener días más soleados y calor, nos gusta disfrutar del aire libre y a muchos del deporte también. Realizar estas actividades es muy beneficioso para nuestro cuerpo y el tener problemas broncopulmonares no tiene por qué ser un obstáculo.

Algunos consejos:

No salgas sin protección solar: gorro, lentes y lociones > factor 30. Ojala utilizar ropa con factor de protección UV.

Si eres asmático debes mantener controlada tu enfermedad con los inhaladores que te receta tu médico especialista, y cuando haces deporte debes llevar tu medicamento de rescate, Salbutamol.

Antes de cualquier deporte debes calentar, lo que implica realizar ejercicios controlados, trote corto, elongaciones, etc.

No olvides que la respiración es muy importante, debes inspirar por la nariz y espirar por la boca. Tu nariz filtra partículas provenientes del exterior como alergenos y contaminantes; además de cumplir la función de humidificarlo y calentar el aire que entra a la vía aérea. Por esto debes mantenerla limpia y despejada, en el caso de que tengas rinitis alérgica, no olvides usar tu medicación.

Otro aspecto fundamental es la hidratación, siempre lleva tu botella de agua. No necesitas otro tipo de bebida. Recuerda que debes consumir a lo menos 4 litros de agua al día, si estás practicando deporte. Idealmente consumir 1 litro antes del ejercicio, sorbos cada 8 minutos durante el ejercicio mismo y 1 litro al finalizarlo.

En relación al tipo de ejercicio, aquellos que son cortos pero intensos, te brindan más beneficios a la hora de ganar en musculatura y provocan menos broncoespasmo, siendo recomendados para asmáticos. Si quieres bajar de peso, lo recomendado son ejercicios largos de intensidad constante, también llamados aeróbicos, favorecen la pérdida de grasa y la de agua también, por lo que debes tener cuidado.

Con estas recomendaciones, practica actividad física 30 min., a lo menos 5 días a la semana y disminuirás el riesgo de un infarto del corazón o tener un accidente vascular encefálico. Además de disminuir la resistencia a la insulina y mejorar tu estado de ánimo, disminuyendo la angustia y depresión; mejorar tu tránsito intestinal y fortalecer tus huesos.

Dra. Claudia Astudillo.
Pediatra Broncopulmonar.